Buscar
  • Shirley Czukerberg

Introducción al lenguaje de la imagen y al Tarot

Desde sus inicios el hombre ha buscado comunicarse a través de imágenes, la pintura rupestre es una muestra clara de este lenguaje, por medio de él se transmitieron conocimientos, se realizaron rituales o se invocaron a las fuerzas de la naturaleza.

La imagen, como materia de texto, puede ser estudiada como un texto visual. La capacidad simbólica de los seres humanos se despliega en el lenguaje, y en particular, en esta plática, en un lenguaje visual, de imágenes.

El lenguaje globalizado es, según lo anterior, el contexto en el cual estamos desarrollando comunicados, los cuáles dependen de convenciones formales - gráficamente hablando-, que significan y comunican a diferentes idiomas y diferentes culturas. Son acuerdos a nivel mundial que nos permiten desarrollar alfabetos visuales, por encima de lenguajes particulares.




Aunque la faceta más conocida del Tarot es la adivinatoria, en realidad nació como un simple juego de cartas.

En las primeras décadas del siglo XX, uno de los interesados en el Tarot desde un punto de vista distinto al adivinatorio fue el médico y psiquiatra suizo Carl G. Jung. Este hombre fundó la corriente la cual engloba toda una concepción del ser humano e incluye varios conceptos, entre ellos, el “inconsciente colectivo”, “arquetipo” y la “sincronicidad”, que se han relacionado con el funcionamiento del tarot.

Jung menciona el Tarot pero lo usa como ejemplo sobre cómo en ese mazo de cartas pueden verse representados los arquetipos enraizados en el inconsciente colectivo, una especie de “conciencia universal” a la que todos los seres humanos tenemos acceso.

Una de las discípulas de Jung, Sally Nichols, asegura que:

“El viaje a través de las cartas del Tarot es básicamente un viaje a nuestra propia profundidad. Cualquier cosa que encontremos en este viaje es, en el fondo, un aspecto de nuestro más profundo yo”.


11 vistas
 

1.561.400.4206 

©2020 by MUNDO DE ENCUENTROS. Created by UNIKRON